Med Ed: Principios Básicos para Evaluación del Modelo Curricular de la Carrera de Medicina

Los procesos de evaluación curricular deben llevarse a cabo mediante un proceso planificado que incluya la participación de todos los actores internos que forman parte del proceso académico de pregrado, postgrado y educación médica continua. De igual manera, es necesaria la participación de actores externos expertos en la materia para ofrecer una guía y una visión imparcial de las fortaleces y debilidades que un programa académico posee con el propósito de brindar a los tomadores de decisión un plan basado en evidencia científica y teorías de aprendizaje. Existen 8 actividades primarias que debemos llevar a cabo al momento de desarrollar un proceso de evaluación:


· Establecer las preguntas que se quieren contestar sobre el programa/currículo

· Identificar los estándares establecidos que deseamos alcanzar

· Diseñar la evaluación

· Seleccionar los participantes

· Recolección de la información

· Manejo de la información

· Análisis de la información

· Reportar y divulgar resultados.


El primer paso es conocer sobre los modelos básicos de evaluación en Educación Médica. El primero es conocido como el Modelo Lógico (Ver tabla 1, Figura 1) que consiste en 4 grandes aspectos que se deben reconocer previo al inicio de la evaluación. Estos deben ser abordados de manera particular para reconocer las fortaleces y debilidades que este posee previo a recolectar información de los actores internos. Se deben llevar a cabo en cada unidad de la carrera de medicina, es decir, se puede dividir por año, subdividir por materia y dirigido por jefes de departamento pero guiados por actores externos con experiencia en la materia. El propósito es obtener información de cada elemento del currículo para luego hacer una interpretación general de todo el programa y orientar a los tomadores de decisiones para conocer si se debe cambiar el currículo completamente o hacer solamente modificaciones en algunos elementos específicos de algunas clases o años académicos.


Tabla 1. Modelo Lógico de Evaluación


Figura 2. Modelo Lógico de Evaluación


Por otro lado, debemos conocer sobre la Jerarquía de la Evaluación de Kirkpatrick (Ver tabla 2, figura 2) donde al igual que la jerarquía de la evidencia científica se reflejara dependiendo de la calidad de la información que recolectemos de los actores internos/externos del programa. Es decir, entre más arriba de la pirámide basemos nuestro abordaje, más confiable son los resultados que obtendremos de nuestras evaluación.


Cuadro 2. Modelo de Jerarquía de Evaluación de Kirkpatrick


Figura 2. Modelo de Jerarquía de Evaluación de Kirkpatrick


Durante todo proceso de evaluación es importante recordar los estándares éticos de evaluación necesarios para llevar a cabo un proceso transparente que vaya dirigido a la mejora de un programa académico. Estos estándares son:


· Orientación al servicio

· Acuerdos formales

· Derechos de los sujetos de estudio

· Evaluación completas y justas

· Divulgación de los resultados

· Conflicto de intereses

· Responsabilidad fiscal


Existe una serie de metodologías que pueden ser utilizadas. Estas metodologías poseen los mismos principios de cualquier tipo de investigación científica en cuanto tamaño de muestra, riesgo de parcialidad, significancia científica, entre otros. Algunos ejemplos son los siguientes:


· Cuestionarios

· Entrevista individuales

· Grupos focales

· Revisión de bola de nieve

· Técnica de grupo nominal


Por otro lado, existen varias fuentes de evidencia para llevar a cabo una evaluación exitosa (ver tabla 3).




Tabla 3. Fuentes de evidencia durante el proceso de evaluación curricular.


Un aspecto importante a considerar, es el enfoque que deseamos darle a nuestro proceso de evaluación. Este puede estar enfocado en cursos y currículo, programas de desarrollo docente o incluso el clima educacional del programa. Independientemente de lo que se quiera evaluar, es importante recordar el propósito inicial. La evaluación es sobre el éxito o no de un programa con la intención de fortalecerlo. Por tanto, existen retos que se deben tener en consideración desde el inicio del proceso de evaluación como los cronogramas, evitar generalizar resultados, conocer los estándares de aceptabilidad, evitar medir lo que es fácil medir y procurar balancear lo positivo y lo negativo.


Para propósitos de este artículo, me enfocare en las preguntas que debemos contestar si nuestro objetivo es evaluar un currículo.


10 Grandes Interrogantes:


1. ¿Cuáles son las necesidades en relación al producto del programa formación?

2. ¿Cuáles son las metas y objetivos?

3. ¿Qué contenido debe ser incluido?

4. ¿Cómo debe ser organizado el contenido?

5. ¿Qué estrategias educativas deben ser adoptadas?

6. ¿Qué metodologías de enseñanza deben ser adoptadas?

7. ¿Cómo debería llevarse a cabo la evaluación de los estudiantes?

8. ¿Cómo deben ser comunicados los detalles del currículo a los actores internos?

9. ¿Qué tipo de clima académico debe promoverse?

10. ¿Cómo deben ser manejado e implementados los resultados finales de la evaluación?


La evaluación es un elemento necesario en todo proceso educativo ya sea en pregrado, postgrado o educación médica continua. La evaluación representa un aspecto fundamental en el proceso para alcanzar estándares internacionales en temas de educación médica. Esta permite identificar las áreas que requieren fortalecerse para fomentar un ambiente de competitiva académica que genere producción científica, avances en Salud Pública y desarrollo profesional docente. Los programas que no poseen sistemas robustos de evaluación y autoevaluación están destinados a volverse obsoletos, en el mejor de los casos, sus componentes individuales se desarrollaran de manera no uniforme debido a esfuerzos aislados promoviendo las desigualdades académicas entre los estudiantes y personal docente.


63 views0 comments