¿Excelencia Académica o Excelencia profesional?

Updated: Oct 19, 2020

¿Excelencia Académica basada en evaluación formativa o Excelencia Académica basada en evaluación formativa, sumativa, reflexión de la práctica clínica y profesionalismo?


Abordemos un tema que siempre ha generado debate entre colegas de todas las áreas del conocimiento especialmente en la Educación Superior de Honduras. Lo anterior para hacer una introducción a un tema delicado de discutir y mas aun de exponer de manera publica por la controversia que genera.


La excelencia académica en el área de la salud y me atrevo a decir que aplica en todas las carreras de educación superior con algunas excepciones en Honduras se ha limitado a un componente de carácter sumativo en la formación de profesionales, lo cual se traduce a la importancia que se le otorga al indicie académico por encima de todo lo demás.


El índice académico en su totalidad o un gran porcentaje se obtiene mediante evaluación sumativa (exámenes, tareas, etc.) Este método donde esa evaluación que generalmente sucede al final del proceso de aprendizaje, como dijo Dochy and McDowell in 1997, es obsoleto.


Nuestro sistema de formación medica funciona en un casi 90% basado en este modelo, por qué? Existen muchas hipótesis sobre esto desde factores políticos, corrupción, ignorancia, arrogancia y un poco de falta de visión de cómo es la educación medica en el siglo 21, entre otras. Todo el sistema esta construido alrededor de esto. Hablemos del sistema de postgrados de medicina y los requisitos mas importantes, siendo el índice uno de ellos. Sin embargo, habrá muchos aspirantes que tendrán currículos muy competitivos que superan a aspirantes con un índice de excelencia académica. Esto genera la pregunta de ¿Quién merece obtener el puesto luego de aprobar el examen de admisión?


La respuesta es sencilla, esto depende del sistema que se haya construido alrededor de la base de la formación medica en el país. Por consiguiente, el que tiene mejor índice debería quedar con el puesto tomando en cuenta puntaje del examen y resultado subjetivo de una entrevista. Sin embargo, esto también genera el perfil del medico que se pretende formar, si formamos estudiantes en un sistema donde la evaluación sumativa impera, la cual es de conocimiento público no tiene ningún rol sustantivo en la formación de médicos humanos, empáticos, responsables y que actúan de manera segura. Por lo cual, el resultado es inevitable y por eso la mayoría de los médicos no lograr conectarse con sus pacientes porque fueron formados para absorber información y liberarla frente a un examen, no ha entender el dolor de un paciente, a recibir empatía de sus docentes, retroalimentación constante, a reflexionar sobre su práctica diaria y como actuar con profesionalismo. No justifico el trato poco profesional de algún colega, sin embargo, detrás de todo un medico molesto y amargado, hay toda una serie de eventos negativos que el sistema expone al personal de salud.

Siguiendo el mismo tren de pensamiento, valoremos la pregunta inicial, cual seria mejor entre ambos ejemplos. La respuesta es mas compleja que uno o el otro. Se necesita el esfuerzo académico, sin embargo, se necesita de todo lo que hace a un ser humano excelente, nunca en la historia una nota logro definir a un ser humano. William Osler decía que ‘’aquel que estudia medicina sin libros navega a la deriva en un océano desconocido, pero aquel que estudia medicina sin pacientes nunca zarpa del puerto’’.

Para concluir esta reflexión que espero que abra el debate, debemos recuperar o introducir el profesionalismo en la formación médica y en la profesión médica. Su infraestructura consiste en las competencias clínicas, habilidades de comunicación con pacientes y colegas y un verdadero entendimiento de los aspectos éticos y legales de la medicina. La construcción desde esta base compone los atributos del profesionalismo: responsabilidad, altruismo, competencia y con mayor importancia, el humanismo.


¿Qué opinan?



133 views0 comments